Entre música y pancartas, un centenar de personas comenzaron a manifestarse este martes frente a la Casa Blanca para exigir el fin de la brutalidad policial contra los afroamericanos y celebrar el que esperan que sea el final de Donald Trump en la Presidencia de Estados Unidos.

La protesta comenzó en la llamada «Black Lives Matter Plaza», una sección peatonal de la calle que lleva a la Casa Blanca y que fue renombrada con el nombre del movimiento «Las vidas negras importan» este verano después de una ola de protestas que sacudió el país.

Kerry Kennedy, de 52 años, dijo que espera que este sea el «último día» de Trump y explicó que, como mujer afroamericana, se siente especialmente perjudicada por sus acciones.

Lea también: ¿Qué son los estados pendulares y por qué son tan importantes en las elecciones de EEUU?

«Como mujer afroamericana, ha sido duro ver cómo ha vuelto el supremacismo blanco a unos niveles que no habíamos visto desde el movimiento por los derechos civiles en los años 50 y 60, ha sido duro ver que se le da más consideración a hombres blancos armados que a los afroamericanos«, manifestó.