Los líderes del G20 comenzaron la cumbre virtual para abordar la situación mundial por el impacto del coronavirus y coordinar medidas para mitigar su impacto en la economía y los mercados globales.

El Ministerio de Exteriores saudí, país que actúa como presidente pro tempore del organismo, difundió imágenes del rey Salman bin Abdelaziz en una pantalla durante su turno de palabra con líderes de otros países en los recuadros inferiores.

El ministerio saudí y la agencia oficial SPA informaron en una serie de mensajes en Twitter de que el rey Salman se refirió en su discurso inicial a la «responsabilidad» como «líderes de las economías más grandes del mundo» de afrontar la pandemia del coronavirus.

«En el frente comercial, el G20 debe mandar un mensaje fuerte para restaurar la confianza reanudando tan pronto como sea posible el normal flujo de bienes y serviciales, especialmente médicos vitales», dijo el monarca saudí.

Esa situación de salud «nos exige tomar medidas firmes a varios niveles», agregó, recordando que «esta pandemia puede afectar a las economías, los mercados financieros, el comercio, las cadenas de suministro mundiales, lo que ha entorpecido el desarrollo y afectado de forma negativa las ganancias de años precedentes».

La organización del G20 no ha dado detalles sobre la duración de la reunión, a cuyo término se publicará un comunicado con el resumen de lo conversado en la videoconferencia, recordando que por «protocolo» las reuniones son confidenciales y no son retransmitidas.