El juez Brett Kavanaugh, nominado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al Tribunal Supremo, fue recomendado por un comité del Senado que debía evaluar su candidatura, un paso clave para ser confirmado, pese a las acusaciones de abuso sexual.

El Comité Judicial del Senado hizo uso de la mayoría republicana en el órgano, para dar luz verde a la nominación del magistrado al alto tribunal con 11 votos a favor de 21, un día después de que una de las supuestas víctimas de Kavanaugh acudiera a una sesión a contar su versión de los hechos, ocurridos hace 36 años.

Con este voto favorable al juez, ese comité recomienda la candidatura de Kavanaugh al pleno del Senado, que tendrá que reunirse más adelante para aprobarla definitivamente.

El magistrado superó así un paso crítico que, pese a no ser vinculante, sirve como termómetro sobre la postura que mantendrá el resto de la Cámara Alta, de cara al voto de confirmación final.

En el último minuto de la sesión, Jeff Flake, uno de los senadores conservadores, pidió una investigación del FBI que dure un máximo de una semana para después llevar la candidatura de Kavanaugh al pleno del Senado.

Cabe recordar, que Kavanaugh ha sido acusado por tres mujeres de abusos cometidos hace décadas, entre ellas Christine Blasey Ford, quien asistió a la Cámara Alta para contar cómo el ahora juez intentó violarle en 1982.