Estados Unidos se pronunció sobre la más reciente decisión de la Corte Suprema de Justicia frente al caso del exjefe guerrillero Jesús Santrich, acusado presuntamente de narcotráfico, de dejarlo en libertad, orden que acató a mediodía de este jueves la Fiscalía y que el Gobierno norteamericano calificó de “lamentable”.

«Respetamos la decisión del tribunal (…) pero nos parece lamentable», indicó la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

«Estados Unidos cumplió con los requisitos de extradición establecidos con Colombia y nuestra solicitud establece que los delitos por los cuales se acusó al señor Santrich tuvieron lugar después del 1 de diciembre de 2016», añadió, destacando que los cargos en su contra «son muy graves».

Cabe recordar que la Corte Constitucional ordenó la libertad del excombatiente “a partir de la sentencia del Consejo de Estado de ratificarle la investidura de congresista […], porque con esa condición es aforado constitucional y lo debe procesar penalmente esta corporación”.