El caso de un niño de seis años presuntamente abusado en un colegio de Asunción al parecer por alumnos de grados superiores conmocionó este viernes a Paraguay, donde se ordenó detener a tres empleados de la institución privada.

La madre del menor denunció ante la prensa que su hijo habría sido víctima de la agresión el pasado 26 de abril en el baño de una escuela con sede en la ciudad de Lambaré, vecina a Asunción.

También puedes leer: “Quería el uribismo sembrar de terror al pueblo y lo ha logrado en el Caribe”: Petro por paro armado

La mujer, cuya identidad no se reveló en atención a la ley de protección a la niñez, relató que un día después alertó a la directora del colegio sobre el hecho y que al no ver que fue denunciado a las autoridades, decidió acudir a la Fiscalía.

“Acá quieren tapar el sol con un dedo”, se quejó la afectada, y dijo que “de tres a cuatro” estudiantes podrían estar involucrados.

“En mi conciencia no va a quedar que a otro niño le pase esto”, agregó acongojada.

Le puede interesar: Tribunal Administrativo de Cundinamarca decidió no suspender al registrador Alexander Vega

La declaración de la mujer causó estupor en el país y movilizó a padres de niños inscritos en el colegio, cuya sede fue allanada por el Ministerio Público.

La fiscal Myriam Rodríguez dijo a periodistas que se ordenó la detención preventiva de la directora y de dos docentes por presunta violación del deber de cuidado y obstrucción de la persecución penal.

Al respecto, la ministra de la Niñez y la Adolescencia, Teresa Martínez, lamentó que no se tomaran las medidas “adecuadas y preventivas” a tiempo, al indicar que la madre del menor afectado ya había denunciado una situación de acoso por parte de adolescentes.

La funcionaria explicó a medios locales que en Paraguay los niños son “inimputables” hasta los 13 años.

A partir de los 14, pueden ser considerados “penalmente responsables” y enfrentar una sanción privativa de libertad de máximo ocho años en casos de crímenes y de cuatro por delitos.

El director ejecutivo de la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA), Aníbal Cabrera, dijo a Efe que “al fallar todas las partes de un sistema, se tienen siempre cortocircuitos donde las víctimas quedan expuestas y en indefensión”.

Según cifras del Ministerio Público, entre enero y marzo pasado se denunciaron 662 casos de abusos sexuales a niños y adolescentes, frente a los 691 reportados en el mismo periodo de 2021.

Un pequeño grupo de personas se congregó en la tarde del viernes en Asunción con globos verdes y velas encendidas en señal de repudio.