La propagación de la viruela del mono y su prevalencia entre hombres homosexuales causa frustración y miedo, y levanta incertidumbres en una comunidad que aún carga las cicatrices del estigma durante los primeros años de la epidemia del sida.

Aunque hay muchas interrogantes sobre la enfermedad, la mayoría abrumadora de los pacientes con viruela del mono en Estados Unidos se identifican como LGBTQ+ y son hombres.

Mire también: Video | Concejal de Chía fue encontrado en aparente estado de embriaguez

Para algunos, la situación evoca aterrorizantes paralelismos con la década de 1980, cuando el VIH/SIDA fue visto como una “plaga gay” y hospitales y funerarias rechazaban a pacientes y víctimas, mientras funcionarios de la Casa Blanca hacían bromas homofóbicas o simplemente ignoraban el virus.

En una reunión esta semana en West Hollywood, barrio de Los Ángeles que se ha convertido en un bastión LGBTQ+, el actor Matt Ford recibió una calurosa ovación luego de narrar en detalle los “insoportables” síntomas que padeció al contagiarse con la viruela del mono.

Conozca más: Asesinan a cuatro personas en un billar en Barbacoas, Nariño

Su relato, inicialmente hecho en redes sociales, lo volvió una referencia en la comunidad.

“Tenía dudas antes de hablar públicamente sobre mi experiencia”, dijo a la AFP después del encuentro en el cual doctores y activistas intentaron despejar incertidumbres.

Lea también: Judicializan al dueño de ‘Tarzán’, el perro que se escapó de su casa porque lo maltrataban

“Antes de tuitear, estaba indeciso por el estigma social y por la crueldad de las personas, especialmente en internet”.

Pero su deseo de “advertir” sobre la enfermedad previo a las celebraciones del Orgullo LGBTQ+ lo empujó a hablar.

Los doctores recordaron que aunque la viruela del mono no ha sido clasificada como una enfermedad de transmisión sexual, sí puede transmitirse a través del contacto sexual, siendo hombres que tienen relaciones sexuales con hombres los más afectados hasta el momento.