En México, un hombre recibió una condena de 494 años y nueve meses de presión por la justicia de ese país, luego de ser hallado culpable de los delitos de pederastia, violación equiparada, abuso sexual y pederastia en grado de tentativa.

Estos crímenes fueron cometidos a 17 menores de edad cuando el sujeto trabajaba como asistente pedagógico.

Al hombre conocido como Ramón “M”, la juez federal le impuso, además, una multa por más de 3 millones de pesos mexicanos, unos 584 millones colombianos, y lo obligó a realizar un pago de 1,1 millones de dólares como reparación del daño.

Frente a las víctimas, la justicia mexicana ordenó que deben recibir ayuda para comprar sus casas, becas estudiantiles y apoyo para incorporarse al mercado laboral.

Para el centro pedagógico donde sucedieron los hechos, se le ordenó pedir excusas públicas e incorporar una jornada especial para prevenir ese tipo de actos delincuenciales.