Sentencian a un joven que mató a sus hermanos bebés porque, según él, quería “liberarlos de Satanás y el infierno”. Esta semana le impusieron dos condenas al adolescente de Indiana, Estados Unidos.

De acuerdo con el medio Indianapolis Star, Nickalas Kedrowitz, de 17 años, tenía 13 cuando perpetró los asesinatos de su media hermana de 23 meses y de su hermanastro de 11 meses.

Lea más: Investigan a un hombre por mantener el cadáver de su esposa durante tres meses en el sofá

En mayo del 2017, Kedrowitz asfixió a Desiree McCartney de casi dos años de edad y en julio de ese mismo año, asfixió a Nathaniel Ritz justo antes de su primer cumpleaños. La Policía encontró a los menores inconscientes en la casa de la familia.

Christina McCartney, la madre de Desiree intentó reanimarla mediante reanimación cardiopulmonar – RCP, luego de que Kedrowitz le dijera que no respiraba correctamente. A pesar de la reacción de McCartney, la bebé de casi dos años de edad murió en el hospital.

Conozca más: Detonan carro bomba frente a la iglesia de Padilla en el Cauca

Posteriormente, el joven de 13 años cuidó a Nathaniel, sin embargo, la historia se repitió, Kedrowitz le dijo a sus padres que tanto su hermanastro de 11 meses como el gato de la familia no se movían. Cuando fueron a ver, el bebé había muerto asfixiado y el animal, presuntamente fue mutilado.

Posteriormente, los tíos de Kedrowitz lo obligaron a observar cuando se llevaron al gato para terminar con su sufrimiento, pero, según los documentos judiciales, el joven preguntó si podía ir con ellos para “ver los sesos del gatito esparcidos por todas partes”.

Lea también: Cazar hipopótamos, una “opción necesaria” para controlar su invasión

Tras los crímenes, la Policía señaló al adolescente como sospechoso debido a su comportamiento extraño y su mal genio. En agosto de 2018 lo arrestaron y Kedrowitz le dijo a los oficiales que estaba “liberando a sus hermanos del infierno”.

De esta manera, las autoridades entrevistaron al joven y él les confesó que “había hablado con Dios, pero juró mantener la conversación en secreto”, no obstante, los investigadores le pidieron que compartiera un poco esa “charla” y les confesó que quería “salvar a sus hermanos de tener que soportar el infierno en el que vivía”.

Podría leer: Cárcel para un hombre señalado de asesinar a su amigo por burlarse de él

Los oficiales le preguntaron en qué constituía ese “infierno” a lo que Kedrowitz respondió a “tareas”.

“Esto no fue al calor de alguna emoción, no cometió un asesinato y luego minutos u horas o incluso días después o al siguiente día, estamos hablando de mese. Aquí, por lo que creemos que la parte consecutiva de las sentencias estuvo justificada y fue apropiada en estas circunstancias“, comentó el fiscal del condado de Ripley, Richard Hertel, a los periodistas durante la audiencia de sentencia.

Mire más: “Doctor Petro: recíbame en su grupo político, a ver si no me vuelven a decir ‘paraco””: Uribe

A pesar de su edad, un juez ordenó que el juicio de Kedrowitz se llevara a cabo en un tribunal de adultos. Los abogados defensores del adolescente insistieron en que el adolescente tenía problemas de salud mental sin tratar.

Durante una audiencia de competencia, tres de los cinco médicos reunidos para testificar dijeron que Kedrowitz no era mentalmente competente para ser juzgado. Los otros dos dijeron que sí, y el juez finalmente se puso del lado de esos médicos.