Un individuo fue condenado a 29 años de cárcel como autor de la violación sistemática de su hija, hoy de 19 años, y a quien dejó embarazada en dos ocasiones producto de los abusos, informó este miércoles la Fiscalía General de Ecuador.

En un comunicado el órgano fiscal precisa que con el sustento probatorio de seis testimonios periciales, pruebas documentales y la declaración anticipada de la víctima, la sede de la Fiscalía de Pedro Vicente Maldonado, ciudad en la provincia andina de Pichincha, demostró que Segundo Ricardo G. Z. “es autor de la violación perpetrada contra su hija, actualmente de 19 años”.

“Por este delito, cometido de forma sistemática, el hombre de 41 años está sentenciado a cumplir veintinueve años y cuatro meses de privación de libertad, y al pago de 15.000 dólares como reparación integral a la víctima y de 800 salarios básicos unificados a la administración de justicia”.

En una audiencia de juzgamiento de los hechos, el fiscal del caso, Hugo Pérez Noboa, detalló al Tribunal de Garantías Penales las reiteradas violaciones cometidas desde 2015, bajo amenazas e intimidación, a la hija del acusado cuando tenía 14 años.

 

Le puede interesar: Mujer denuncia nuevo caso de falsa vacunación en Bogotá

 

El progenitor amenazó a su víctima con hacer lo mismo a su hermana menor si contaba lo sucedido, aclara el escrito.

Como consecuencia de los hechos delictivos, la víctima tuvo dos embarazos: el primero a los 14 y el segundo a los 17 años.

“El padre-abuelo, arrebató al último bebé de su hija apenas dio a luz, sin ningún tipo de ayuda médica, puesto que la mantenía encerrada en la casa”, abunda el comunicado.

El progenitor entregó al recién nacido a la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen), en julio de 2017, asegurando a los agentes que lo había encontrado a orillas del río Caoni.

 

Vea también: Juan Guillermo Cuadrado critica a la Conmebol por decisiones sobre la Copa América

 

La paternidad del primer bebé fruto de las violaciones se demostró con el informe de ADN, que arrojó el 99.9 % de compatibilidad.

Ese resultado se impuso en el juicio “a la orden que el procesado obligó a la víctima, para que se invente un padre, para que no sospecharan de él”, bajo la amenaza de agredir a la hermana menor.

La víctima denunció los hechos en agosto de 2020, con la esperanza de recuperar a su hijo que, sin embargo, fue adoptado por una familia.

 

Conozca más: Suspenden seis partidos a Jefferson Lerma por morder a un rival

 

Por otra parte, la Fiscalía precisa en el texto que mantiene abierta otra investigación porque la hermana menor de la víctima que denunció los hechos y que en la actualidad tiene 16 años, tiene una hija también de su progenitor.

La sentencia tuvo en cuenta los agravantes contemplados en el artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) respecto a que las víctimas son descendientes del agresor, que forma parte del núcleo familiar y que además provocó embarazos.