Una mujer en Inglaterra fue sentenciada a 12 años de cárcel tras haber asesinado a su esposo de 81 años, lanzándole agua hirviendo con azúcar mientras el hombre dormía.

El hecho habría sucedido en julio de 2020, cuando Corinna Smith llenó un balde de agua hirviendo, le adicionó tres bolsas de azúcar y lanzó la preparación sobre el cuerpo de Michael Baines, quien terminó con quemaduras graves en un tercio de su cuerpo.

 

Le puede interesar: Fiscalía imputó a presuntos responsables de ataques a perros en hechos de intolerancia

 

“El azúcar que se coloca en el agua se vuelve viscosa, más espesa y pegajosa, y se pega con más facilidad en la piel. (Smith) dejó a Michael agonizando y, en lugar de llamar a los servicios de emergencia, perdió el tiempo yendo a una casa a nueve puertas de distancia para decirle a una vecina, que no era cercana a ella, lo que había hecho”, afirmó el inspector en jefe y detective de la Dirección de Delitos Principales de la Policía de la localidad de Cheshire, Paul Hughes.

Tras el suceso, el hombre fue trasladado a un hospital, donde fue sometido a varias cirugías en su piel. Finalmente, el hombre no resistió y falleció cinco semanas después del ataque.

Corinna Smith fue acusada de lesiones corporales, y tras la muerte de su esposo, fue acusada de asesinato. Así pues, por este último cargo fue hallada culpable, y sentenciada el pasado 9 de julio a un mínimo de 12 años de cárcel.

 

Vea también: Guaidó confirma que se salva de ser detenido, gracias a la intervención de los vecinos

 

Según reporta la prensa, la hija de Smith le confesó que Baines había abusado sexualmente durante muchos años de ella y de su hermano cuando eran niños. El hermano se habría suicidado en 2007.

Por lo anterior, y de acuerdo a los reportes, la mujer habría decidido vengarse tras escuchar la confesión de su hija.