La búsqueda del avión accidentado en Irán este fin de semana se ha visto entorpecida por las malas condiciones meteorológicas que no dan tregua a los equipos de rescate.

Alpinistas, perros, helicópteros e incluso drones participan en las labores de búsqueda del avión ATR-72 de la aerolínea Aseman, que desapareció este domingo en Irán con 66 personas a bordo.

El mal clima ha afectado el operativo, que se desarrolla en un terreno escarpado y cubierto de nieve, con cimas superiores a los 4.000 metros de altura.

Publicidad

La jornada estuvo llena de incertidumbre y confusión debido a que un vicegobernador local anunció que habían encontrado el aparato, lo cual fue desmentido por la Aviación Civil y la Media Luna Roja.

Para el martes se esperan fuertes nevadas que, además de dificultar las operaciones, podrían cubrir los restos de la aeronave.

El avión despegó del aeropuerto Mehrabad de Teherán a las 8.00 de la mañana del domingo con destino a Yasuy, y desapareció del radar unos 50 minutos después, cerca de Samirom.