Durante su audiencia de sentencia el martes, un exoficial de policía de Rocky Mount (Virginia) que testificó contra un amigo y exsupervisor al que se unió en el Capitolio durante los disturbios del 6 de enero de 2021, evitó ir a prisión por su papel en ellos.

Jacob Fracker se declaró culpable en abril de un cargo de delito grave de conspirar con Thomas Robertson, un exsargento del Departamento de Policía mencionado, para impedir que el Congreso certificara la victoria electoral del presidente Joe Biden en 2020 el 6 de enero de 2021.

La semana pasada, los fiscales federales recomendaron seis meses de libertad condicional para Fracker, citando su cooperación en la investigación y su testimonio contra Robertson.

La cooperación de Fracker tuvo un “gran costo personal”, dijeron los fiscales, y señalaron que Robertson no solo era un colega de Fracker, sino también una figura paterna a la que a veces se refería como “papá”.

También puedes leer: Los últimos meses de Elvis Presley: ¿un cuerpo colapsado y abuso de sustancias?

En el juicio de Robertson en abril, Fracker también testificó que cuando supieron que serían arrestados, el sargento Robertson destruyó sus teléfonos para ocultar fotos y videos incriminatorios sin su cooperación

El juez federal de distrito, Christopher R. Cooper, sentenció a Fracker, de 30 años, a un año de libertad condicional, con 59 días de confinamiento domiciliario y 120 horas de servicio comunitario. En la misma audiencia, Fracker se disculpó por su comportamiento ese día.

“Sí, yo estaba allí con alguien más (…) Yo estaba allí porque confiaba en él a base de mentiras, pero no me dijo cómo actuar ese día. Actué por mi cuenta y por eso me disculpo”, dijo Fracker al juez.

Robertson y Fracker se encuentran entre las aproximadamente 850 personas acusadas de delitos federales por su conducta el 6 de enero. Más de 350 de ellos se han declarado culpables, en su mayoría de delitos menores, y más de 230 han sido sentenciados.