Alrededor de 60 personas murieron durante un motín en la cárcel Topo Chuco, ubicada al noreste de México, según medios de ese país. Estos hechos se dan un día antes de la visita del Papa Francisco a suelo mexicano.

Medios mexicanos aseguraron que el suceso habría ocurrido en la madrugada del jueves , se observó fuego en una zona del penal y se escucharon múltiples detonaciones. También indicaron que hubo un intento de fuga, aparentemente por parte de miembros del grupo criminal conocido como Los Zetas.

La cadena Milenio TV dijo que al menos 50 personas perdieron la vida durante el motín.

La gobernación estatal dijo en su cuenta de Twitter que “la situación está bajo control desde las 01:30”, hora local, pero no dio información sobre lo ocurrido. Así mismo, el gobernador del estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez, confirmó en rueda de prensa la muerte de 52 reclusos y 12 más quedaron heridos.

Por su parte, Antonio Argüello, titular de Comunicación Social de la Secretaría de Seguridad Pública, dijo a la AFP que el motín quedó controlado poco menos de dos horas después de haber iniciado.  “Aunque se manejó que hubo una fuga esto no sucedió, las autoridades montaron un cerco y no hubo fuga”, concluyó el funcionario.

No obstante, los familiares de decenas de reos obstaculizaron las vías alrededor del penal para reclamar información sobre sus parientes.