Con 42 votos a favor y 5 abstenciones, el Congreso de Perú negó el permiso para que su presidente, Pedro Castillo, pudiera viajar a Bogotá entre el 6 y 8 de agosto para la posesión de mandatario electo Gustavo Petro este domingo.

“Muchos pensamos que no debe viajar. Y eso no es odio, no es revancha. Le hemos dado permiso en otras ocasiones”, explicó el congresista fujimorista Hernando Guerra durante una intervención.

Durante la plenaria, los diputados cruzaron distintos argumentos a razón de negar la solicitud de viaje de su mandatario: algunos alegaron sobre un posible “riesgo de fuga” de Castillo, a sabiendas de que es investigado por la Fiscalía de su país por varios casos de presunta corrupción.

Estamos en una crisis presidencial sin precedentes y creo que este momento debería el presidente enviar (a Colombia) a su vicepresidenta o el canciller, pero creo que el presidente debe estar aquí, dar la cara y declarar y explicar los actos en que se encuentra, dijo María del Carmen Alva, expresidenta del Congreso, al tomar la palabra en el pleno.

También puedes leer: Termina la gira internacional de Francia Márquez por Suramérica: visitó cuatro países

Alva también añadió en su intervención que el Jefe de Estado inca “debería mandar al canciller o a su vicepresidenta” como solución.

Entre las diligencias judiciales contra Castillo destacan la concesión de los ascensos a dos oficiales del Ejército, tres de la Fuerza Aérea y dos de la Policía Nacional; una acción que lideró en conjunto con su exministro de Defensa, Walter Ayala, y su exsecretario presidencial, Bruno Pacheco.

Al mandatario peruano también se le investiga por incurrir en presuntas irregularidades en la adjudicación de la construcción del Puente Tarata y en la compra de biodiesel.