Úrsula Bahillo, una joven de 18 años de edad, fue asesinada a puñaladas en la ciudad argentina de Rojas.

Un crimen que conmocionó al país y por el cual fue arrestado su exnovio, Matías Ezequiel Martínez, un policía al que la víctima ya había denunciado por violencia.

Batiendo palmas y sin entonar consignas, centenares de personas se manifestaron para reclamar justicia en las calles de esta ciudad de la provincia de Buenos Aires.

Publicidad

La marcha fue convocada por familiares de la víctima y vecinos de Rojas, cuya población es de 18.000 habitantes, a 240 km al noroeste de la capital argentina.

La noche de este lunes, 8 de febrero, Bahillo fue hallada muerta, con heridas de arma blanca, en un paraje rural cerca de Rojas, en plena pampa húmeda.

Tras encontrar el cadáver, familiares de la víctima y vecinos enfurecidos atacaron a pedradas la comisaría de Rojas e incendiaron una camioneta policial.

Nueve personas fueron arrestadas por los disturbios y una joven resultó herida frente a la dependencia policial, desde donde se efectuaron disparos de balas de goma.

– Aumento de feminicidios –

Durante los primeros siete meses de 2020, hubo en Argentina 160 feminicidios, 97 de ellos mientras estaba en vigor la cuarentena, denunció la ONG regional MundoSur.

Entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2020, los crímenes de género aumentaron un 15 % respecto al mismo período del año previo, según datos de la Defensoría del Pueblo.

«El aislamiento contra el COVID-19 trajo aparejada la dificultad de protegerse», advirtió la institución.

En los países de América Latina las tasas más altas de feminicidio por cada 100.000 mujeres se observan en el caso de Honduras (6,2), El Salvador (3,3), República Dominicana (2,7) y Bolivia (2,1), según el Observatorio de la Cepal.