La jueza conservadora Amy Coney Barrett, propuesta por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, avanzó este jueves para su confirmación en el Senado como nueva magistrada del Tribunal Supremo del país.

Con el apoyo unánime de los senadores republicanos, el Comité Judicial de la Cámara Alta aprobó la confirmación de Amy Coney Barrett, pese al boicot planteado por los demócratas del comité.

Esto despeja el camino para que el próximo lunes el pleno del Senado confirme el nombramiento de la magistrada, nominada por Trump para ocupar el puesto vitalicio que dejó vacante la progresista Ruth Bader Ginsburg, que falleció el mes pasado.

Vea también: Francia amplía toque de queda por pandemia y afectará a 46 millones de personas

Dicha votación, en la que se da por segura la confirmación de la magistrada debido a la mayoría que los republicanos tienen también en el Senado, tendrá lugar una semana antes de las elecciones del 3 de noviembre, en las que Trump se juega la reelección ante el candidato demócrata, el exvicepresidente Joe Biden.

Trump ha presionado repetidamente para que Barrett sea confirmada en el puesto en el Supremo a tiempo para resolver cualquier litigio relacionado con las elecciones.

Publicidad

Por su lado, Joe Biden anunció que de ganar las elecciones nombrará una comisión bipartidista que estudie la situación del Supremo, ante las acusaciones de Donald Trump de que planea ampliar el número de sus jueces para reequilibrarlo.

La confirmación de Amy Coney Barrett, de 48 años, inclinaría a la derecha la composición del Supremo probablemente durante décadas, debido a que se trata de puestos vitalicios, ya que la Corte quedaría con seis jueces conservadores y tres progresistas.