El secretario de Estado, Mike Pompeo, blanco de críticas poco habituales del presidente Donald Trump, prometió publicar correos electrónicos controversiales de su antecesora, la demócrata Hillary Clinton.

Documentos que según el mandatario, probarían que debe ser llevada ante la justicia.

Interrogado sobre el ataque del presidente de Estados Unidos, Pompeo respondió a Fox News: «Vamos a difundir esta información para que los estadounidenses puedan conocerla«.

Cuando le preguntaron si eso ocurriría antes de las presidenciales del 3 de noviembre, Pompeo añadió:

«Vamos tan rápido como podemos. Pienso que habrá más disponible antes de la elección«.

Trump, rezagado en las encuestas frente al demócrata Joe Biden y confinado en la Casa Blanca tras haberse contagiado de coronavirus, apuntó sus ataques hacia su secretario de Estado, uno de los pocos de su equipo que no había recibido críticas en público hasta ahora.

Publicidad

Foto: AFP

El mandatario rechazó que Pompeo no hubiera logrado obtener datos para que Clinton, que perdió la elección presidencial contra Trump en 2016, vaya ante la justicia por este sonado caso.

Estos correos electrónicos «están en el Departamento de Estado pero Mike Pompeo fue incapaz de publicarlos, lo cual es muy malo«, dijo el mandatario.

«No estoy contento con él en relación a este tema«, añadió. «Dirige el Departamento de Estado, debería publicarlos«, enfatizó Trump.

Hillary Clinton fue señalada de utilizar un servidor privado para una parte de su correspondencia en el Departamento de Estado y no el servidor gubernamental con la seguridad correspondiente.

Durante la pasada campaña electoral, Trump pidió una y mil veces que fuera a prisión.

Luego de una investigación, el FBI no encontró motivos para pedir una acusación de Hillary Clinton, pero estimó que fue «extremadamente imprudente».

Una investigación de los demócratas de la Cámara de Representantes reveló el año pasado que la hija de Donald Trump, Ivanka, y su marido, Jared Kushner, ambos consejeros en la Casa Blanca, también utilizaron e-mails privados para intercambios vinculados a su actividad de gobierno.