Corea del Norte reprendió este jueves a Estados Unidos por criticar su decisión de cortar los vínculos de comunicación con Corea del Sur.

Le advirtió que se mantenga al margen de los asuntos intercoreanos si quiere garantizar una elección presidencial sin problemas.

En una declaración difundida por la agencia de noticias KCNA, un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte criticó las actitudes de Estados Unidos como «desagradables».

Estados Unidos debería «callarse y ocuparse de sus asuntos internos primero», dijo Kwon Jong Gun, director general del Departamento de Asuntos de Estados Unidos, si desea evitar experimentar un «susto» y garantizar la «celebración sin problemas» de las presidenciales de noviembre.

La amenaza implícita se produce un día antes del segundo aniversario de la cumbre en Singapur en la que Kim Jong Un estrechó la mano de Donald Trump, y así se convirtió en el primer líder norcoreano en reunirse con un presidente estadounidense.

Las negociaciones sobre el programa nuclear de Corea del Norte se han estancado desde el colapso de una segunda reunión entre Trump y Kim, mantenida en Hanói el año pasado.