Por: Agencia EFE

Las dos Coreas intercambiaron hoy fuego de advertencia en su frontera marítima occidental, donde Seúl ha anunciado que realizará unas grandes maniobras a modo de respuesta, evidenciando así el importante incremento de la tensión en la península.

Seúl dijo detectar en la madrugada de hoy lunes un mercante norcoreano que cruzó la llamada Línea Límite Norte (LLN), que sirve para dividir las aguas territoriales de los dos vecinos en el mar Amarillo, y que una de sus patrulleras respondió “mediante mensajes y fuego de advertencia”.

Unos 90 minutos después, el Norte disparó desde tierra firme “diez proyectiles de lanzacohetes múltiple” al mar al considerar que la patrullera invadió aguas norcoreanas.

El Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano dijo que los proyectiles norteños cayeron en áreas marítimas junto a la LLN que ambos países delimitaron en un acuerdo militar firmado en 2018 en el que se comprometían a evitar maniobras y ejercicios con fuego real en dichas zonas.

Por ello, Seúl insistió hoy en que los lanzamientos de hoy, al igual que la rondas de artillería que Pionyang ha disparado la semana pasada, suponen una violación de dicho acuerdo y pidió a las tropas norteñas que “cesen de inmediato las repetidas provocaciones y argumentos hostiles, ya que son actos que dañan la paz y la estabilidad”.

Trazada por el Comando de la ONU, liderado por EE.UU., al término de la Guerra de Corea en 1953, la LLN no es reconocida por Pionyang y ha sido escenario de combates que han dejado al menos 40 muertos en ambos bandos en 1999, 2002 y 2010.

También puedes leer: Embajada de EE. UU. agiliza citas para la solicitud de la visa: ¿Cómo pedirla?

Maniobras a gran escala

Horas después del rifirrafe en el mar Amarillo la Marina surcoreana dijo que desde hoy hasta el 27 de octubre realizará unas maniobras “a gran escala” precisamente en esta zona.

Aunque el simulacro es en realidad parte de los ejercicios anuales Hoguk, anunciados ya la semana pasada, resulta evidente que el volumen de activos que se desplegarán en torno a la frontera marítima occidental busca mostrar una imagen de fuerza ante Pionyang, que la semana pasada disparó rondas de artillería en esta zona.

Se trata de “un ejercicio marítimo a gran escala que funciona como preparación para provocaciones del enemigo” en el que participan también el Ejército de Tierra, las Fuerzas Aéreas y la Guardia Costera surcoreana, además de efectivos estadounidenses, según detalló el JCS.

En las maniobras participarán unos 20 navíos de la marina surcoreana, incluyendo fragatas o destructores equipados con el sistema de misiles Aegis, embarcaciones de los guardacostas o cazas F-15 y F-16 de las Fuerzas Aéreas y, por parte estadounidense, helicópteros Apache o aviones de ataque A-10.

“El ejercicio principal busca una rápida detección de fuerzas enemigas ya sea por vía aérea o marítima en torno a las islas de noroeste de la costa occidental y ejecutar una respuesta rápida por parte de unidades de combate especiales”, añadió el JCS.