13/10/2017 

Un caso de corrupción por venta de armas, de la década pasada, reaparece para poner al presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, en la mira de las autoridades.

La justicia de ese país confirmó hace unas horas que el mandatario Jacob Zuma podría enfrentar 783 imputaciones por corrupción, fraude fiscal y extorsión de fondos.

Zuma es señalado de haber percibido en 1999, cuando era vicepresidente, sobornos por un contrato de armas de 4200 millones de euros firmado con varias empresas europeas.

En ese momento el jefe de Estado había sido imputado pero la causa fue abandonada en 2009 ya que, según la Fiscalía General, tenía motivaciones políticas.

Nury Rojas CM&