La Corte Suprema de Estados Unidos dejó este viernes en vigor una ley de aborto de Texas que prohíbe el procedimiento después de alrededor de seis semanas de embarazo, pero los jueces dijeron que los defensores del derecho a abortar pueden desafiar la ley en una corte federal.

La decisión del tribunal significa que el caso volverá a un tribunal de distrito para un nuevo proceso, abriendo la posibilidad de que la ley pueda ser suspendida pronto.

Conozca más: Excluyen a camellos de un concurso de belleza por tener bótox inyectado

El dictamen permite a los defensores del derecho al aborto impugnar la ley ante los tribunales, lo que les da una pequeña victoria. Pero limita los funcionarios estatales que pueden ser demandados, lo que podría dificultar que los proveedores vuelvan a practicar el aborto después de las seis semanas de embarazo.

La ley de Texas prohíbe el aborto desde las seis semanas de gestación, cuando muchas mujeres aún no saben que están embarazadas, y no contiene excepciones para los casos de incesto o violación.