El gobierno estadounidense de Joe Biden levantó las sanciones impuestas por la administración del expresidente Donald Trump a fiscales y personal de la Corte Penal Internacional (CPI) instando a una relación más colaborativa.

El exsecretario de Estado, Mike Pompeo impuso sanciones y rechazó visados para la fiscal saliente de la CPI, Fatou Bensouda, después de que iniciara una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por personal militar estadounidense en Afganistán.

Lea también: Cae falsa administradora que habría hecho millonaria estafa a conjuntos residenciales

El tribunal con sede en La Haya, indignó aún más a Estados Unidos, al abrir una investigación sobre presuntos crímenes de guerra en los territorios palestinos cometidos por Israel, un aliado estadounidense que rechaza la autoridad de la CPI.

El sucesor de Pompeo, Antony Blinken, dijo que Estados Unidos sigue “en total desacuerdo” con las acciones tomadas por la CPI.

“Creemos, sin embargo, que nuestras preocupaciones sobre estos casos se abordarían mejor mediante la participación de todas las partes interesadas en el proceso de la CPI, en lugar de mediante la imposición de sanciones”, dijo Blinken en un comunicado.

Publicidad

Podría interesarle: El papa visita a las personas sin hogar que se vacunan en el Vaticano

Señaló que fueron revocadas tanto las sanciones contra Bensouda y el jefe de la División de Jurisdicción, Complementariedad y Cooperación de la Fiscalía, Phakiso Mochochoko, impuestas en septiembre de 2020, así como varias restricciones de visado decididas en 2019 contra miembros del personal de la CPI.

La fiscal nacida en Gambia dejará su puesto en junio y será reemplazada por el abogado británico de derechos humanos Karim Khan.

Estados Unidos firmó, pero no ratificó el Estatuto de Roma de 1998 que dio lugar a la CPI.