La Corte Suprema de Estados Unidos infligió este viernes un nuevo desaire al presidente Donald Trump al rechazar un recurso presentado por las autoridades de Texas que tenía como objetivo revertir su derrota en las elecciones presidenciales de noviembre.

Sus nueve integrantes, incluidos tres designados por el presidente republicano, concluyeron que Texas no tenía derecho a interferir en la organización de elecciones en otros estados.

Donald Trump, que todavía se niega a reconocer su derrota, había estimado que este recurso era «muy sólido» al intervenir personalmente en el caso.