La Corte Suprema de Estados Unidos se pronunció este jueves contra una orden ejecutiva del presidente republicano Donald Trump, que busca poner final a un programa para proteger a los «dreamers», un grupo de 700.000 jóvenes llegados al país sin papeles acompañando a sus padres cuando eran niños.

El alto tribunal consideró que sería «caprichoso» y «arbitrario» poner fin al programa adoptado por el presidente demócrata Barack Obama, para dar protección contra las deportaciones y permisos de trabajo a estos jóvenes, principalmente oriundos de América Latina y muchos de los cuales no recuerdan su país de origen.