La Florida Atlantic University (FAU) pondrá a prueba un sistema de sensores para vehículos encaminado a identificar conductores mayores de 65 años con demencia con el fin de detectar a tiempo este deterioro mental y reducir los riesgos a la salud pública.

Este avance tecnológico se pondrá en marcha gracias a una inversión de 5,3 millones de dólares de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en EE.UU., país donde se calcula que una tercera parte de los adultos mayores con demencia son conductores activos y la mitad de ellos continúa conduciendo hasta tres años después del diagnóstico.

Los investigadores de la FAU subrayaron que los conductores con demencia a menudo tienen dificultades para verificar y cambiar de carril, girar a la izquierda, señalar para estacionarse o seguir rutas.

Lee además: Matarían miles de tiburones para producir las vacunas contra la COVID-19

«Existe una necesidad crítica de examinar cómo estas tecnologías utilizadas en los vehículos podrían ayudar a detectar conductas de conducción anormales«, dijo la gerontóloga Ruth Tappen, una de las investigadoras principales.

Publicidad

Los sistemas de sensores incluirán cámaras discretas, diagnósticos a bordo, GPS de alto nivel, detección de movimiento y orientación, sensores de visión, movimientos oculares del conductor, conciencia de la escena de conducción y comportamiento.

Los investigadores rastrearán los patrones de viaje de 750 participantes, como los kilómetros recorridos.

Así como el número de viajes; conducción anormal como perderse, perder el enfoque y eventos cercanos a una colisión y tiempo de reacción al detenerse en una señal de alto o semáforo, entre otros.

El proyecto «Sensores en el vehículo para detectar cambios cognitivos en conductores mayores» implicará además desarrollar algoritmos que puedan traducir los datos de los sensores en índices de comportamiento de conducción que sean específicos de género, edad y vehículo.