14/11/2017

La crisis financiera en Venezuela se complica luego de que el país entrara en default o cese de pagos parcial tras no pagar ayer 200 millones de dólares de rendimientos de dos bonos globales, según la agencia de riesgo Standard & Poor’s.

La deuda venezolana

La deuda exterior de Venezuela se estima en 150.000 millones de dólares, pero apenas dispone de 9.700 millones de reservas y debe desembolsar al menos 1.470 millones de dólares antes de final de año, y en el 2018 deberá pagar otros 8.000 millones.

El Gobierno venezolano se reunió ayer, lunes, en Caracas con acreedores, pero la oposición criticó que no se les ofreció ni alternativas ni un plan concreto de renegociación.

Consecuencias

Hace unas horas la Bolsa de Luxemburgo suspendió la negociación de los bonos venezolanos. El riesgo país de Venezuela se disparó hasta los 5.305 puntos, el más alto de los países emergentes. Y varios acreedores de bonos emitidos por el Gobierno iniciaron una consulta a la ISDA, una organización que agrupa a los mayores actores del mercado de derivados, para determinar si hay incumplimiento de pagos.

Rusia y China

Venezuela debe negociar con sus dos principales acreedores y aliados que han suministrado la liquidez necesaria por años: el Gobierno de Maduro asegura que ya hay avances con China, a la que adeuda unos 28.000 millones de dólares, mientras que mañana miércoles firmará un acuerdo con Rusia para reestructurar 3.000 millones de los 8.000 millones de dólares que le debe.​

Redacción Internacional CM&