El Cristo Redentor de Río de Janeiro lució este domingo un tapabocas proyectado en su rostro para concienciar a la población de la importancia de su uso durante la pandemia.

El mayor símbolo turístico del país fue cerrado al público a mediados de marzo, pero desde entonces su imponente figura estilo Art Decó ha servido para exhibir mensajes de solidaridad destinados al personal sanitario por la COVID-19.

Entre tanto, el presidente Jair Bolsonaro continúa minimizando los efectos de la pandemia, asistiendo a eventos masivos sin protección sanitaria.

Según el último boletín del Ministerio de Salud, Brasil ha registrado hasta este domingo 7.025 muertes por el nuevo coronavirus.

Las autoridades reportaron 4.588 nuevos contagios en el país en el último día, lo que situó el número total de infectados en 101.147.

Imagen: AFP