El primer ministro británico, Boris Johnson fue blanco de duros ataques de la oposición debido a su plan de desconfinamiento, que calificaron de contradictorio y peligrosamente confuso.

Downing Street publicó un documento de 50 páginas con el detalle sobre lo avanzado por Johnson la víspera, y sobre lo que no mencionó como las ligas de fútbol profesional, que según dicho texto podrán reanudar las competiciones a puerta cerrada a partir del 1 de junio.

El Reino Unido es el país europeo más golpeado por el coronavirus, con 32.065 muertos hasta este lunes, y el segundo del mundo por detrás de Estados Unidos.

Publicidad

Ante las graves consecuencias económicas del confinamiento impuesto el 23 de marzo -el Banco de Inglaterra prevé una caída del 14% del PIB-, el gobierno decidió llamar a sectores como la construcción o la manufactura a retomar el trabajo.

Johnson pidió evitar el transporte público, no habló del uso de mascarillas u otro material de protección y no explicó cómo deben adaptarse los lugares de trabajo para lograr el distanciamiento físico.

Los sindicatos se oponen a que los empleados regresen hasta que se garantice su seguridad.

– Mensajes contradictorios –

Los habitantes de Inglaterra podrán también salir, a partir del miercoles, para hacer ejercicio de forma ilimitada, tomar el sol, conducir a destinos alejados, bañarse en el mar o los lagos, incluso jugar al tenis o al golf pero solo entre integrantes de un mismo hogar.

El Gobierno cambió su eslogan de «quedarse en casa para salvar vidas» a «permanecer alerta para salvar vidas». 

Según un sondeo de YouGov difundido el lunes, solo tres de cada diez británicos afirman entender el nuevo mensaje.