El diario estadounidense Mirror reveló la historia del crimen contra Sydney Loofe, una mujer estadounidense que fue asesinada el 15 de noviembre de 2017 a manos de una pareja de depredadores sexuales.

Sydney tuvo un encuentro amoroso con una mujer llamada Audrey. La víctima no se presentó a trabajar al día siguiente de la fecha del crimen; tampoco respondía a los mensajes de texto que le enviaban sus padres.

Los padres de Sydney fueron a la vivienda de su hija. Al llegar, se dieron cuenta que las cosas se tornaron extrañas al momento que identificaron que la mascota de Sydney (una gata) no tenía comida en su plato, y de inmediato llamaron a la policía.

También puedes leer: Policía de Tránsito habla sobre el episodio de Epa Colombia en calzada exclusiva de Transmilenio

Las autoridades descubrieron que el celular de Sydney estuvo activo por última vez en la localidad de Wilber (Nebraska), a 35 kilómetros de la ferretería donde ella trabajaba. Sin embargo, la policía se centró en buscar el celular de Audrey, la chica que salió con Sydney.

El teléfono de Audrey fue rastreado por una conversación que tuvo con Sydney a través de la red social Tinder. Ella confesó que había salido con Sydney, “pero después la dejó en casa de un amigo”, ubicación que aparentemente no recordó.

Pese a su versión, la policía no perdió pista de Audrey, de quien se descubrió que su nombre real era Bailey Boswell, una mujer de 23 años que mantenía una relación con un hombre de 51 años llamado Aubrey Trail. Boswell enviaba mensajes a través de su celular tanto a Sydney como a Aubrey; los tres teléfonos condujeron a encontrar el cuerpo de Sydney a 100 kilómetros del oeste de Wilber.

Conózca más: Biden y Putin se reunirán en medio de amenazas de una invasión de Rusia a Ucrania

El cuerpo tenía moretones en las muñecas, sobre la cabeza y al interior de los muslos. En la autopsia se señaló que Sydney había sido asfixiada y sujetada antes de asesinarla.

Boswell y Trail eran una pareja de muy inquieta. Disfrutaban del sexo en grupo con otras mujeres que conocieron a través de Tinder y él les contaba historias sobre cómo “ganar poder” matando gente.