El policía que disparó su arma eléctrica hasta provocar la muerte de un grafitero colombiano, esta vez en Miami, volvió a las calles porque todavía no hay objeciones contra su procedimiento.

La muerte de Israel Hernández, el grafitero colombiano víctima de una descarga eléctrica de una Taser, por el policía Jorge Mercado, parece tomar rumbo hacia la impunidad. Así lo denunció la familia del joven de 18 años, porque ya han pasado 11 días y no hay respuesta a sus preguntas.

La Fiscalía de la Florida, una oficina forense, el Departamento de Fuerza Pública y la Policía de Miami Beach, en total cuatro entidades, están investigando el hecho y hasta el momento no hay ningún informe que revele que fue lo que pasó.

El agente de la policía, Jorge Mercado, antes de este hecho, había tenido al menos cuatro altercados por mala conducta, exceso de fuerza e involucrado con el consumo de drogas ilegales, pero han salido mal librados los supervisores u otros policías, pero nunca Mercado.

Ante estos hechos la familia de Israel Hernández, pide una investigación más, pero esta vez independiente para conocer solamente la verdad sobre la muerte del artista.