Cuba acusó a Colombia de facilitar el camino para que Estados Unidos la incluyera en la lista de países que «no cooperan plenamente» en la lucha antiterrorista, por albergar una delegación de negociadores de la guerrilla ELN.

La Habana deploró «toda manifestación de manipulación y oportunismo político al tratar un asunto tan sensible«.

La conducta de Colombia «ha servido y facilitado los argumentos para los propósitos agresivos de los Estados Unidos contra nuestra nación y que ha brindado su ‘espaldarazo’ a las infamias estadounidenses«, dijo la cancillería de Cuba.

«La presencia de representantes del ELN en nuestro territorio, en la que descansa la acusación estadounidense, no es más que un pretexto endeble y deshonesto, carente de sentido y facilitado por la actitud ingrata del gobierno de Colombia», añadió.

Dicha delegación llegó a Cuba en mayo de 2018 para continuar con las negociaciones de paz iniciadas en 2016, durante la gestión de Juan Manuel Santos.

Las conversaciones se detuvieron en agosto de 2018 tras el atentado del ELN a la Escuela de Cadetes General Santander, de la Policía Nacional en enero de ese año que dejó 23 muertos.

Cuba ya había rechazado su inclusión en esa lista, que comparte con Irán, Siria, Corea del Norte y Venezuela.

El 13 de mayo, el gobierno de Donald Trump sancionó a la isla socialista por negarse a entregar a una delegación del ELN.

Washington acusa a Cuba de apoyar militarmente al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y de oprimir a sus ciudadanos.