Cuba votó a favor de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, la adopción gay y el vientre subrogado, al “ratificar” en referendo el Código de las Familias respaldado por el gobierno, dijo el lunes la autoridad electoral.

Los resultados preliminares indican una “tendencia irreversible”, con el 66% de los votos contados hasta ahora a favor de la nueva legislación, indicó la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CEN), Alina Balseiro, en la televisión estatal: “El Código de las Familias ha sido ratificado por el pueblo”, afirmó.

La legislación precisaba más de un 50% de apoyo para ser validada.

Balseiro señaló que quedan pendientes por cerrar 36 circunscripciones fundamentalmente en el oriente del país, debido a las lluvias y el mal tiempo por la proximidad del huracán Ian.

“Con la alegría por los primeros resultados del referendo a favor del #CodigoSí, entramos a una desafiante semana con huracán #Ian muy próximo”, dijo el presidente Miguel Díaz-Canel en su cuenta de Twitter.

También puedes leer: Salvaje tiroteo en una escuela de Izhevsk, Rusia: 13 personas asesinadas; siete de ellos eran niños

Votación arrasadora

Según cifras oficiales, ejercieron su derecho al voto 6.251.786 electores, equivalente al 74,01% del padrón. Del total de 5.891.705 votos válidos, 3.936.790 fueron por el sí (66,87%) y 1.950.090 por el no (33,13%).

“Estos resultados fueron validados por el CEN y muestran una tendencia irreversible”, aseguró Balseiro, destacando la “transparencia, confiabilidad e imparcialidad” del proceso electoral.

El nuevo Código de las Familias cubano, que entrará en vigor de inmediato, sustituye la vigente desde 1975, define el matrimonio como la unión “entre dos personas”, abriendo la puerta al casamiento homosexual y a la adopción para parejas del mismo sexo.

También permite reconocer legalmente a varios padres y madres, además de los biológicos, así como la gestación subrogada, sin fines de lucro, en tanto suma otros derechos que favorecen a los niños, ancianos y discapacitados.

Esta es la primera vez que una ley diferente a la Constitución es sometida a referendo en Cuba.