Estados Unidos no tiene ninguna duda de que fue el gobierno sirio el que arrojó bombas con un agente químico contra sus opositores en un suburbio de Damasco. Su respuesta será una inminente acción militar.

Tal vez sea sólo una casualidad, pero como Obama hizo el anuncio, su acción militar se iniciaría en una semana coincidiendo con el aniversario del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York.

Barack Obama tomó la decisión de atacar militarmente al régimen del presidente de Siria Baschar Al Assad, pero esto no sucederá antes del nueve de septiembre cuando el congreso estadounidense regrese del receso, ya que Obama le pidió la autorización para atacar.

Aunque el presidente de Estados Unidos, no necesita autorización ni permiso para intervenir militarmente en Siria, ha dicho que esperará el debate y posterior votación para proceder porque quiere dar un ejemplo de democracia.

Con estas declaraciones, los inspectores de la ONU, seguirán en Siria recopilando más pruebas del ataque con armas químicas que, según su primer reporte, mató a 1.429 personas en Damasco.

El pentágono tiene en el Mediterráneo cinco destructores con docenas de misiles, listos para atacar cuando la orden se emita.

En las últimas horas una delegación de Irán llegó a Damasco y se reunirá con funcionarios de Al Assad para hablar de la tensión que se vive en la región ante una ataque militar de Estados Unidos. Sin embargo el régimen dice estar preparado para contraatacar, porque además de Irán, cuentan con el apoyo de Rusia que es su principal proveedor de armas y China que ha utilizado su poder para vetar cualquier sanción que adelante el Consejo de Seguridad de la ONU.

El gobierno de Obama espera un concepto del Congreso pero como van las cuentas el ataque podría darse el 11 de septiembre fecha en la cual se cumple el décimo segundo aniversario del ataque a las Torres Gemelas.