Michael Freedy, de 39 años, falleció en los últimos días por COVID-19 en Las Vegas (Nevada – Estados Unidos). El hombre se había negado a recibir la vacuna y horas antes de morir le escribió a su novia: “Debí haberme puesto esa maldita vacuna”.

La mujer informó que, aunque Freedy no estaba en contra de la vacunación, le había dicho que prefería esperar los efectos secundarios que pudiera tener en la población.

 

Te puede interesar: Corte Suprema ordena una actualización de la “añeja legislación” laboral

 

Días antes de su muerte, el hombre y su pareja habían estado de viaje por lo que estuvieron expuestos al sol por muchas horas y al regreso Michael tenía el cuerpo lleno de ampollas. Al poco tiempo, comenzó con síntomas, tenía escalofríos y no tenía apetito.

Al comienzo, la pareja pensó que era una reacción alérgica al sol, sin embargo, al llegar al hospital la prueba de covid salió positiva y tuvo que ser aislado en casa y hospitalizado por una pulmonía.

 

Mira también: Concejo de Bogotá aprueba moción contra la gerente de Canal Capital

 

Al correr de los días Michael tuvo una serie de complicaciones en su salud hasta perder la batalla contra este mortal virus.