El verano llegó a Japón con una gran ola de calor que elevó la temperatura a los niveles más altos de su historia.

El termómetro en la ciudad de Kumagaya subió hasta los 41,1 grados; el centro de Tokio alcanzó los 38,9 y Kioto alcanzó los 38 grados.

Al menos 40 personas han muerto y miles de emergencias colapsan los servicios de salud japoneses.

En Corea del sur los golpes de calor y otros problemas relacionados con las altas temperaturas dejan ya 10 muertos.

Publicidad

Las autoridades prevén que el calor extremo continúe en los próximos días, por lo que pidieron a los ciudadanos no salir de sus casas e hidratarse constantemente.