El gobierno de Siria aceptó la visita de expertos de Naciones Unidas para que busquen evidencias del bombardeo aéreo de la semana pasada. Según los expertos mañana ya habrán desaparecido las evidencias.