Delincuentes robaron un carro, pero vieron un objeto dentro de él, se arrepintieron y devolvieron el vehículo dejando una nota ofreciendo disculpas.

Rosyneide Almeida, una ama de casa que vive en Cariacica, Espírito Santo, Brasil, fue víctima de robo el domingo pasado cuando iba a parquear su carro en su vivienda; en ese instante, dos sujetos la abordaron.

Conozca más: Alertan por riesgos para el Pueblo Awá y Consejos Comunitarios en Nariño, Putumayo y Cauca

Luego, uno de ellos le dijo que descendiera del vehículo junto con sus hijos Cauã de 4 años, e Isadora de 10. De esta manera, los ladrones emprendieron la huida con el automotor.

Tras el atraco, la mujer difundió en redes sociales el hecho sin imaginarse que pronto encontraría su carro, ya que el lunes, un amigo le informó que vio su vehículo abandonado, por lo cual, avisaron a las autoridades.

Lea también: Taxista muere tras chocar contra un muro en el portal de TransMilenio

Una vez la Policía llegó a la calle donde estaba el automotor encontraron una nota dirigida a la madre del niño, donde le ofrecían disculpas por el robo y le decían que le habían llenado el tanque del vehículo con combustible, contó el sitio Globo1

“Estaba frustrada con el ser humano en el momento que pasó, porque escuchamos mucho sobre robo, delincuencia, todo lo malo que hacen los ladrones. Uno no cree que algún día vaya a pasar por esto. Cuando vi que encontraron el auto y leí esa nota que dejaron, hasta me alegró saber que se compadecen del dolor del otro”, dijo Rosyneide.

Vea también: El TAS admite la reclamación de Nairo Quintana contra la UCI

“En el momento de la tensión no pude ver el problema del niño. El auto está siendo devuelto. ¡Tanque lleno!“, se lee en la nota.

La silla de Cauã de 4 años fue el motivo por el cual los ladrones devolvieron el vehículo, ya que el menor quedó con secuelas de encefalitis sufrida cuando tenía poco más de un año y necesita una silla la cual está adaptada en el carro.

Los delincuentes no notaron ello, debido a que al momento del atraco el menor estaba recostado en su hermana.

Lea más: Central nuclear de Zaporiyia apaga uno de sus reactores tras bombardeos

Después de lo sucedido, la mujer terminó perdonando y agradeciendo a los hombres que le hurtaron su vehículo.

“Perdono. Perdono, porque necesitaba demasiado esta silla de auto, necesito demasiado este auto. Solo la silla especial para trasladar a mi hijo cuesta casi 3.500 dólares“, sostuvo la mujer agregando que no le llenaron su tanque como le dejaron escrito en la nota.

Lea también: Advertencia sobre despilfarro de recursos en salud

“Cuando se lo llevaron, tenía un cuarto de tanque. Lo encontramos con la reserva. No lo dejaron, al contrario, se lo gastaron“, dijo la mujer entre risas.

La historia que se difundió en redes sociales generó conmoción entre los ciudadanos e incluso, le ofrecieron un servicio de rastreo.