El misterioso «monolito de metal» de origen desconocido, cuyo hallazgo reciente en un desierto de Utah, oeste de Estados Unidos, provocó todo tipo de especulaciones, desapareció, indicaron el sábado funcionarios locales.

La oficina de ordenación del territorio del estado de Utah dijo haber recibido «testimonios creíbles» según los cuales alguien había retirado el objeto el viernes por la noche.

«La oficina no retiró la estructura, que se considera como una propiedad privada (…) No investigamos los delitos relacionados con la propiedad privada, que dependen de la oficina del sheriff local», precisó en un comunicado.

El «monolito», un bloque metálico triangular, de más de 3,5 metros de altura, fue descubierto en noviembre por funcionarios de Utah que sobrevolaban la zona del desierto en busca de ejemplares de borregos cimarrones.

Publicidad

Tras aterrizar para investigar, los miembros de la tripulación del Departamento de Seguridad Pública de Utah encontraron el «monolito de metal instalado en el suelo del desierto», pero «ninguna indicación obvia» de quién podría haberlo puesto allí.

La noticia del hallazgo se viralizó rápidamente en internet, y muchos notaron la similitud del objeto con los extraños monolitos alienígenas que desencadenan enormes avances en el progreso humano la famosa película de ciencia ficción de Stanley Kubrick «2001: Odisea del Espacio», de 1968.

Vea también: Colombia registra 8.763 nuevos contagios y 183 muertes por COVID-19

A pesar que los funcionarios se negaron a revelar la ubicación del objeto por temor a que hordas de curiosos se acercaran al lugar.

Sin embargo, pronto se lanzó una carrera en internet para encontrar su ubicación, con la ayuda de las formaciones geológicas de los alrededores. Algunos afirmaron haber localizado el sitio.

Algunos observadores señalaron el parecido del «monolito» en el desierto de Utah con la obra de vanguardia de John McCracken, artista estadounidense que murió en 2011.

Su hijo, Patrick McCracken, declaró que su padre dijo en 2002 que le encantaría «dejar obras en ambientes perdidos para que las descubrieran más tarde».

Y a comienzos de esta semana, David Zwirner, representante legal de McCracken, dijo que es posible que el «monolito» misterioso sea obra del artista.

«La galería está divida al respecto», afirmó, admitiendo que está «persuadido» que la obra es de McCracken y no fue descubierta por casi 10 años.