Las autoridades rusas investigan un desastre ecológico en las costas de la península de Kamchatka, en el extremo Oriente de Rusia, después de que una contaminación del agua provocara la muerte de miles de moluscos y otros animales marinos. 

Unos surfistas fueron los primeros hace unas semanas en detectar el desastre cuando sintieron primeros síntomas de intoxicación: ojos secos, visión borrosa, dolor de garganta y náuseas, según un comunicado de la organización ecologista Greenpeace.

«La confirmación de que esta no es una intoxicación ordinaria fue una mancha en el océano que apareció después de un tiempo, cambió el color y el sabor del agua y aumentaron los casos de intoxicación», señala.

En las costas de Kamchatka empezaron además a aparecer miles de estrellas de mar, erizos, pulpos, peces, una foca y otros animales marinos, según los medios rusos

Publicidad

El gobernador de Kamchatka, Vladímir Sólodov indicó que recibió los primeros avisos sobre una contaminación del agua el pasado 29 de septiembre y que dio el mismo día instrucciones a las agencias regionales y federales responsables que analicen la situación, identifiquen las causas y tomen las medidas necesarias para eliminar la polución.

Previamente, expertos del servicio hidrometeorológico habían hallado un exceso fenol (2,5 veces el máximo permitido) y de productos derivados del petróleo (3,6 veces) en la zona costera cerca de la playa de Jalaktyrsky, según la agencia Interfax.

El gobernador explicó hoy que los especialistas están evaluando tres posibles fuentes de contaminación en las aguas del Pacífico, entre ellos una polución provocada por el hombre, un fenómeno natural, o algas arrastradas a la orilla por un vendaval.

También hay otra teoría conectada con actividades sísmicas y volcánicas en la península, añadió, de acuerdo con Interfax.