Un tratamiento usado para la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), como la de Crohn o la colitis ulcerosa, se ha relacionado con una menor respuesta de los anticuerpos a la infección por COVID-19, según un estudio que publica la revista Gut.

El estudio Clarity, que reclutó a 6.935 pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa en Reino Unido, apuntó que “menos de la mitad” de las personas con EII que fueron tratadas con infliximab tenían anticuerpos detectables después de la infección por SARS-CoV-2.

 

 

En todo caso, los autores recomendaron “encarecidamente” a los enfermos que sigan tomando medicamentos contra el factor de necrosis tumoral (TNF), ya que “el riesgo global de COVID-19 es bajo en este grupo de pacientes“.

El estudio del Royal Devon and Exeter NHS Foundation Trust y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter es de tipo observacional, por lo que no puede establecer la causa.

 

 

Además, los investigadores reconocen ciertas limitaciones como que el debilitamiento de la respuesta inmunitaria en los pacientes tratados con infliximab no se traduce automáticamente en un mayor riesgo de infección.

Los autores afirman que una respuesta inmunitaria deteriorada puede aumentar la susceptibilidad al COVID-19 recurrente y contribuir a la evolución de nuevas variantes del SARS-CoV-2.

 

 

Por eso se necesitará un seguimiento cuidadoso de los pacientes con EII tratados con infliximab que hayan sido vacunados contra el coronavirus, para asegurarse de que generan una respuesta de anticuerpos lo suficientemente fuerte como para evitar la infección, aconsejan.

Las tasas de infección por COVID-19 y de hospitalizaciones fueron similares entre los pacientes tratados con los dos fármacos, pero los que tomaron infliximab “eran mucho menos propensos a tener posteriormente una prueba de anticuerpos positiva“.

 

 

Se espera que, incluso en presencia de una producción de anticuerpos menos eficiente, “los pacientes tratados con infliximab movilicen algún aspecto protector de su sistema inmunitario para defenderse“, señala el estudio.