Un nuevo túnel de cerca de 182 metros de largo, que se cree era utilizado para tráfico de drogas, fue descubierto en la ciudad fronteriza de San Luis, en Arizona (EE.UU.).

El decomiso por el Departamento de Policía de San Luis de un cargamento de droga llevó al descubrimiento de dicho túnel el pasado 13 de agosto, de acuerdo con Scott Brown, agente especial de la oficina de investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional.

El agente dijo que el túnel termina dentro de un edificio que antes operaba como local de Kentucky Fried Chicken en San Luis, al sur de Yuma.

En el automóvil que conducía una persona de nombre Iván López se encontraron 168 kilogramos de narcóticos dentro de unas cajas para herramientas, entre ellos 118 gramos de metanfetaminas, 6 gramos de cocaína, 3 kilogramos de fentanilo, 13 kilogramos de heroína blanca y seis de heroína-café.