10/11/2017

Un instituto de control nuclear en Francia detectó y estudió los niveles elevados de radiación en diversas partes del continente europeo que se presentaron a finales de septiembre  y principios de octubre. 

Las conclusiones del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN), establecidas a raíz de los niveles de rutenio-106 detectados en diversas estaciones de medición y de los datos meteorológicos, estiman que fue Rusia la fuente de la nube radiactiva.

Específicamente, se ha determinado que el origen del escape se sitúa en la zona comprendida entre los ríos Volga y Ural, sin poder establecer un lugar concreto.

En los resultados también se evidencia que la radiación tiene un carácter accidental y además muestra que se superaron en esa zona los niveles máximos de concentración de ese producto radiactivo que afectan a los alimentos producidos allí. 

En Francia, el instituto consideró que la posibilidad de que los productos hayan resultado contaminados es extremadamente débil, por lo que descartó hacer controles sistemáticos. 

Redacción Internet – CM&