Este miércoles, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió al presidente estadounidense, Donald Trump, que «no politice el virus», en alusión a las críticas del mandatario sobre la relación entre la organización y el gobierno chino.

También pidió a Washington y Pekín a «unir fuerzas para combatir a este peligroso enemigo», en alusión a la pandemia del COVID-19.

Trump acusó en días pasados a la OMS de «estar muy sesgada hacia China», tras recordar que en los inicios de la pandemia del coronavirus, la OMS señaló que prohibir los viajes al gigante asiático, epicentro de este nuevo brote viral, no era aconsejable.

«La OMS realmente se equivocó», escribió Trump. «Por alguna razón, está financiada en gran parte por Estados Unidos, pero muy centrada en China. Vamos a analizarlo más de cerca», agregó.

«Es como jugar con fuego», aseguró el dirigente de origen etíope, que también agradeció a Estados Unidos su apoyo contra la pandemia.

Trump dejó entrever que estaba dispuesto a suspender las aportaciones financieras de Estados Unidos a la OMS.

La pandemia del COVID-19 afecta a cerca de 1,5 millones de personas en 192 países y territorios, y ha causado hasta el momento más de 86.000 muertos