Dos atacantes suicidas se inmolaron este jueves en un mercado del centro de Bagdad y mataron a por lo menos 28 personas, en el primer ataque de este tipo en la capital iraquí en 18 meses.

El atentado se produjo en un mercado de ropa de segunda mano en la plaza Tayaran, un punto muy concurrido de Bagdad. En esa misma plaza, un atentado suicida se cobró la vida de 31 personas hace tres años.

Según explicó el ministerio de Interior, un hombre activó su cinturón de explosivos en medio de la plaza, y cuando una multitud se acercó al lugar para socorrer a las víctimas, un segundo kamikaze detonó sus explosivos.

El portavoz del ejército Yahya Rasool informó por su parte que los dos kamikazes detonaron sus explosivos mientras estaban siendo perseguidos por las fuerzas de seguridad.

El último balance comunicado por la agencia oficial iraquí da cuenta de 28 muertos y 73 heridos.

Por su parte, los médicos temen que haya el balance se agrave. El ministerio de Salud anunció que había puesto en alerta máxima al conjunto del personal médico de la capital, de 10 millones de habitantes.

El lugar quedó lleno de charcos de sangre y pedazos de ropa, constató un fotógrafo de la AFP.

El acceso a la plaza quedó bloqueado por varios soldados desplegados, para facilitar el trabajo del personal sanitario, que asistió a los heridos allí mismo, en medio del ensordecedor ruido de las sirenas

Al lugar acudieron rápidamente numerosas ambulancias, observaron periodistas de la AFP.