El doctor Mario Lebrato, de 35 años, jamás imaginó que iba a presenciar y a registrar en video un asombroso ataque bajo el mar.

Todo inició cuando Lebrato liberó un tiburón oceánico de punta negra en el mar de la costa de Mozambique, pero en segundos el animal fue atacado por un grupo de depredadores que se lanzó sobre él, causando una serie de heridas fatales.

 

Lea más: “Ni un paso atrás a los acuerdos”: pedido de Antonio Guterres, secretario de la ONU

 

A pesar del ataque y una gran parte de la parte inferior de su cuerpo desaparecida, el tiburón continuó luchando por su vida mientras se iba alejando entre las aguas.

“Los tiburones se comen a los tiburones, eso es bien conocido, pero es muy difícil de filmar y documentar”, explicó el doctor.

Investigaciones anteriores mostraron que los depredadores ápice se han estado comiendo unos a otros durante más de un milenio.