03/10/2017

El presidente de Estados Unidos, Donlad Trump, partió en horas de la mañana hacia la isla de Puerto Rico para evaluar su recuperación dos semanas después del paso del ciclón. 

El fin de semana pasado el mandatario estadounidense generó, como suele ocurrir con sus publicaciones en Twitter, una controversia por asegurar que en Puerto Rico hay una «pobre capacidad de liderazgo». 

Esto después  de que la alcaldesa puertorriqueña criticara las palabras de la secretaria interina de aeguridad Nacional, Elaine Duke, quien al destacar la buena reacción de las autoridades federales había calificado lo sucedido como «una historia de buenas noticias».

El mandatario estará alrededor de unas cinco horas en la isla, en compañía de la primera dama, Melania Trump, y analizar las labores de reconstrucción de las infraestructuras y los servicios básicos.

Según información de la Casa Blanca, se prevé que Trump se reúna con las víctimas y reciba de primera mano los testimonios de los más damnificados. 

También tiene previsto reunirse con el gobernador, Ricardo Rosselló, y con otras autoridades puertorriqueñas. Asimismo se reunirá con el mando militar desplegado por el Pentágono a Puerto Rico para coordinar las obras de reconstrucción y asistencia a los afectados. 

Publicidad

Redacción Internet – CM&