Dos ejecutivos del Banco Anglo Irlandés, uno de los que el Gobierno debió rescatar en 2009, fueron sentenciados a prisión por un carrusel de préstamos que al final de año regresaban al banco para engrosar su balance.