Un aberrante caso de acoso laboral tiene indignado a Argentina. Un hombre denunció a dos operarios con los que trabajaba en una misma empresa tras ser vilmente abusado por ellos, y en lo que los victimarios consideraron una “broma pesada”.

De acuerdo con lo que documenta TN Noticias, todo empezó al mediodía el pasado 5 de enero, cuando la víctima y sus agresores tomaban la hora de descanso en un sector de la compañía donde se desempeñaban, en la ciudad de Cipotelli (provincia de Río Negro).

El dictamen de la fiscal Annabella Camporesi empieza señalando que uno de los abusadores llamó a la víctima y le advirtió lo que le iban a hacer. El sujeto, intimidado, le había respondido: “salí de acá que esas cosas a mí no me gustan”.

Acto seguido, uno de los operarios tomó fuertemente los brazos de la víctima y los acomodó hacia atrás. En otra maniobra, su colega le bajó los pantalones y ropa interior para “seguidamente tomarle con sus manos el pene y masturbar a la víctima, quien comenzó a forcejear, pero no logró zafar”.

El retorcido ataque trascendió al interior de la empresa; otros empleados testificaron a favor del hombre agredido.

También se conoció que el superior de la víctima confesó haber observado algo extraño en el momento que se perpetraba el abuso. Allí, uno de los gerentes sostuvo que se ordenaron actuaciones administrativas ´para analizar la conducta de los imputados.

También puedes leer: ‘Melani’, el misterioso flamenco negro que podría ser único en el mundo: reapareció luego de siete años

“Lo tomaron jocosamente”

La fiscal Camporesi amplía su informe judicial detallando que el hombre agredido declaró que: “lo tomaron jocosamente”, aunque después se conoció que empezó a sufrir problemas psicológicos, y que no fue hasta ese momento en el que decidió presentar la denuncia.

El pasado lunes, los dos operarios fueron condenados a seis meses de prisión en suspenso por el delito de abuso sexual simple, luego de una extensa serie de audiencias. Los abusadores aceptaron los cargos.

En adición, ambos deben acogerse a una serie de pautas de conductas por dos años, en los que tienen prohibido acercarse y tener contacto con la víctima. Del mismo modo, deberán someterse a un tratamiento psicológico a fin de “revertir la forma de relacionarse con colegas de trabajo”.