Una mujer identificada como Teresa Peric está siendo investigada en Serbia por cuenta del salvaje homicidio que le perpetró a su propio marido.

De acuerdo con información de medios locales, suministrada por investigadores locales, la mujer de 46 años habría cometido el crimen de la siguiente manera: drogó a su esposo, lo apuñaló con un cuchillo de la cocina; ya muerto, tomó una motosierra y cortó sus partes íntimas para luego cocinarlas en una sartén.

Srdjan Peric, de 42 años, es la identidad del hombre asesinado el pasado martes en la ciudad de Zrenjanin, cuyo acto fue presenciado por una de las hijas de la pareja, una adolescente.

Los investigadores señalan que la hija les reveló que su padrastro, pese a estar drogado, se despertó cuando la agresora comenzó a atacarlo con el cuchillo.

La chica añade en su testimonio que su papá, al intentar defenderse del ataque, comenzó a arrastrarse hacia la sala de la vivienda, pero la esposa siguió hiriéndolo.

Ante la irreversible situación, la adolescente corrió a buscar a su hermano para alertarlo, pero en ese instante la chica escuchó el ruido de una motosierra en el interior de la casa. Fue en ese momento en el que se asomó y vio horrorizada el cadáver mutilado de su padre en el suelo.

También puedes leer: Dos niños saltaron a las vías del tren para rescatar a su perro y los 3 murieron arrollados

Una pareja disfuncional

La joven también narró que su madre ya había manifestado su deseo por matar a su esposo, pese a las súplicas de ella y su hermano para que no lo hiciera.

A este testimonio se sumó el de varios vecinos, quienes afirmaron que Teresa y Srdjan sostenían fuertes peleas de manera constante dentro de la casa gracias a episodios de celos y la supuesta pereza del marido. Además, se dice que ambos se habrían separado en varias ocasiones. 

Inclusive, en una de las disputas, Teresa le prendió fuego a la cama de su marido. Por estas razones, Srdjan permaneció por un mes bajo custodia de la policía durante un mes, luego de que su esposa lo denunciara y, bajo este precepto, les ordenaran a ambos una orden de alejamiento mutua, que al final no cumplieron.

Otro detalle indica que la víctima mortal tendría problemas mentales no especificados y tomaban medicamentos para combatirlo; uno de los vecino alegó que Teresa también usaba drogas. La mujer fue arrestada luego del macabro ataque.