El candidato correísta Andrés Arauz ha ganado las elecciones presidenciales de este domingo celebradas en Ecuador con un 32,22 % de los votos válidos, cuando el recuento de actas de las mesas electorales alcanza el 96,81%.

El resultado no ha sido una sorpresa en Ecuador, donde las encuestas antes de los comicios y los sondeos a pie de urna indicaban una diferencia de hasta quince puntos porcentuales sobre el segundo candidato.

La identidad del segundo candidato deberá ser esclarecida en los próximos días pues se da en el resultado oficial un empate técnico entre el centroderechista Guillermo Lasso, que partía como favorito para pasar a la segunda vuelta, y el candidato indígena ambientalista Yaku Pérez.

El primero ha obtenido 19,65% del escrutinio, en tanto que el segundo le supera por seis centésimas con 19,71%.

DIFERENCIA ÍNFIMA

Se trata de una cantidad muy reducida de votos como para sentenciar quién ha quedado en segunda posición y pasará a una segunda vuelta, pues el recuento definitivo tardará aún algunos días y aún faltaría por contar el voto de la diáspora.

Publicidad

Algo más de 410.000 ecuatorianos que viven en el extranjero estaban convocados a votar en estos comicios, en los que el país elegía a presidente y vicepresidente, 137 miembros de la Asamblea Nacional y cinco del Parlamento Andino.

A raíz del empate, Pérez ha cuestionado esta madrugada los resultados en Guayaquil y pedido un nuevo recuento.

«Hemos participado en este proceso electoral exigiendo transparencia, pero a pesar de que el conteo rápido del CNE (Consejo Nacional Electoral) nos daba para segundo lugar, se acercan y parece que la intención es revasarnos y dejarnos en tercer lugar», manifestó en unas declaraciones junto a la sede del movimiento que lidera, Pachakutik, en Quito.

Pérez llamó a sus seguidores y votantes a «estar atentos» y a movilizarse para que «vuestra voluntad no sea defraudada, que vuestra voluntad se respete», sugiriendo que desde el órgano electoral o algún poder político buscan modificar los resultados.

El aspirante conservador, que inicialmente partía como favorito para pasar a una segunda vuelta detrás de Arauz, cuenta tradicionalmente con un voto leal en su ciudad, Guayaquil, si bien se desconoce si ese predicamento se habría visto modificado al entrar en juego el nuevo factor político que representa Pérez.